La organización empresarial creada para ser su aliado estratégico en gestión del talento humano

Síguenos en:

Entérese

Los Retos de la reforma tributaria de Ivan Duque

Una reforma tributaria “debería allegar recursos adicionales por al menos un 1,5 % del PIB en el 2022”, considera la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF). El trabajo tributario para elevar el recaudo debe concentrarse en eliminar los contratos de estabilidad tributaria, abolir la tributación preferencial a las zonas francas, incrementar la tributación de las […]

Una reforma tributaria “debería allegar recursos adicionales por al menos un 1,5 % del PIB en el 2022”, considera la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF). El trabajo tributario para elevar el recaudo debe concentrarse en eliminar los contratos de estabilidad tributaria, abolir la tributación preferencial a las zonas francas, incrementar la tributación de las personas naturales y “acabar con los tratamientos ‘especiales’ en materia de IVA”, estima el centro de estudios del sistema financiero.

Las agencias calificadoras que tienen el ojo puesto en la economía colombiana admiten que no hay mucho espacio fiscal para que el país pueda seguir liberando su carga tributaria.

El recaudo tributario se ha mantenido estancado en 14 % del PIB, por debajo del 16 %-17 % del PIB observado en América Latina, advierte un informe de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF). El documento recuerda que la OCDE, organización a la que ahora pertenece Colombia, recomendó incrementar el recaudo tributario a través de elevar la progresividad del impuesto a la renta de las personas naturales, gravando los dividendos y eliminando las exenciones regresivas. Igualmente propone aliviar la carga de las empresas y combatir la evasión, fortaleciendo la DIAN y estableciendo mayores sanciones.

Para aumentar el recaudo de impuestos sin afectar la economía deben colocarse tasas en personas naturales al nivel de los países de la OCDE, es decir, del 50 % y 55 % para los ingresos más altos, deben gravarse los dividendos en el rango que les corresponda y no a unas tarifas tan bajas del 5 % y 10 %, que en realidad nunca pagan por la cantidad de excepciones que les colocaron. Asimismo, restablecer el impuesto al patrimonio para empresas naturales con patrimonios líquidos mayores a $1.000 millones, fijar cárcel para los evasores e independizar y modernizar la DIAN, con personal netamente técnico”.

 

Fuente:Accounter